(011) 4911-1170 info@dodaro.com.ar

Planta embotelladora desde 1928

El papel del agua en la nutrición

Existen tres grupos principales de nutrientes para mantener saludable nuestro organismo: carbohidratos, grasas, y proteínas, el grupo de las vitaminas y minerales, y por último, el agua y la fibra, que por sí mismos no aportan ninguna sustancia nutritiva, pero que sirven de complemento y catalizador para que los dos primeros grupos cumplan su función.

El agua, además de su presentación pura, puede encontrarse en jugos naturales, en forma de té, café, en sopas, caldos, sorbetes, licuados, etc.

El agua en los alimentos

Cuando el agua se encuentra dentro de un alimento, como una naranja por ejemplo, cumple un propósito a nivel molecular: contener en su interior las vitaminas y minerales. Este proceso de encapsulado mantiene la estructura de la fruta, textura, tamaño, turgencia, color, etc

Una vez fuera de la fruta, los nutrientes sufren un proceso de oxidación y el agua se convierte en un vehículo para que el cuerpo absorba rápidamente esos nutrientes; algunas vitaminas suelen diluirse en agua, como la vitamina C, de este modo es preferible tomar el jugo fresco y no almacenado. Igualmente, el agua es indispensable para solubilizar la fibra (formando un gel), y hacerla digerible para el consumo humano.

En el contexto de la preparación, por ejemplo al cocinar un caldo, el agua sirve como método de cocción, y luego como vía para su consumo. En cocina, el agua: limpia, aligera, emulsiona, suaviza, cuece, etc. Es quizás el ingrediente más importante.
Datos interesantes sobre el agua en el cuerpo humano

Los humanos necesitamos el agua para equilibrar la temperatura del cuerpo, mantener un sano sistema endócrino, como lubricante, e incluso para regular funciones neurotransmisoras que se repercuten en estados sanos del sueño, emocionales y creativos.

El consumo de agua diaria recomendada, representa el 50% de tu peso en mililitros, es decir, una persona que pesa 50 kilos, deberá tomar 2.5 litros de agua natural diariamente; el equivalente a unos 8 o 10 vasos. Tener sed o sentir los labios secos, son síntomas de deshidratación. Solemos perder líquido principalmente a través de la respiración en forma de vapor, seguido del sudor, lágrimas y evacuaciones.

El agua, originadora, creadora y preservadora de la vida, es el elemento más preciado y a su vez el más desperdiciado en nuestro planeta. Sin agua, nada podría sobrevivir. En todo proceso, desde el más pequeño y simple, hasta el más grande y complejo, el agua siempre está presente. Aprovéchala y cuídala.